miércoles, 3 de diciembre de 2014

BATIBURRILLO

No empezamos con buen pie.

Creo que llevaba cuatro días en el hospital, el tiempo allí es distinto, todo repetitivo, las horas pasan por rutina, no por tiempo.
Mi medico me notificaba que se iba dos días pero sus compañeros seguirían mi evolución hasta que volviera.
A la mañana siguiente llego el medico que por mi mala cabeza no se el nombre, lo averiguare sin duda. Empezamos fatal, todo fueron despropósitos. El mismo me dijo su nombre, por si quería presentar una queja tras pedirme disculpas, lamentar que hubiera pensado en el toda la noche, convirtiéndolo en un eficaz saco de boxeo.
A estas alturas ya me había conquistado.

Un honor fue pedirle yo disculpas, (no me perdono jajaja).

Gran medico, Gran persona.

Tuvimos una agradable charla, en un momento de la cual se quito la identificación, aclarando que a partir de aquel momento no me hablaba como medico.

Hablamos de posibilidades, no tan lejanas de planteamientos científicos, de captación de ondas a un nivel excepcional, dijo que se había entretenido a leer mi historial, no es fácil escuchar a un medico que sabe de lo que habla respecto enfermedades raras, el mismo lo admitió, que sumo varias patologías raras, muy serias, unidas a otras patologías vinculantes. Como medico advirtiéndome que naturalmente el no era neurólogo, es probable que al contrario de lo que se supone, fue el Chiari lo que provoco el HIC. Un simple cambio de factores que realmente lo cambia todo.

Mas allá de esto, sin ser ya medico, hablaba de ondas, radiaciones, sensibilidades... Aceptarlo simplemente.

Mi compañera de habitación estaba conectada a una bomba de morfina cuando llegue, se la retiraron al día siguiente. Se le suministrarían analgésicos en la medida necesaria, si el dolor aumentaba se regresaria a la morfina. Parecía ir bien, pero una noche el dolor se le hizo insoportable, su rostro lo decía todo. Las enfermeras fueron a consultar con el medico de guardia, me levante, le bese en la frente, empecé a acariciarle la pierna que temblaba...

Me detuve aquí en la narración, llegaron visitas la tarde se convirtió en una divertida y enriquecedora reunión entre amigos, surrealista como suele ser mi vida pero entretenida.
Creo que lo que realmente hacen es comprobar que de verdad he dejado de fumar, jajaja, no acaban de creerselo. Me reí muchisimo cuando Tomeu padre pidió ya algo histérico ¿pero puedo fumar? Claro que si, me reí, podéis fumar como siempre, no hay problemas, simplemente yo no fumo.
Oírlos planear que pondrán butacas en la finca para que yo pueda ir, quedandome sentadita, jajaja ¿sentadita yo? a tanto no llego jjajaja

Me siento querida.

Lo mejor es que estos son mis jóvenes, esos niños que están convirtiéndose en hombres, van siendo padres y una los siente un poco propios al tiempo que se siente querida por ellos.

Deje de divagar para disfrutar, como les dije, me apunto a todo, mas que nunca vamos a reír, divertirnos, aprovechar el instante, ser felices es la meta.

Hoy pensaba reanudar la historia del medico sin nombre, pero aunque parezca increíble, a menos de 24 horas de mi salida del hospital me ha llegado una carta del sector sanitari llevant. Me han cambiado el medico, estoy citada en menos de quince días, ahora recuerdo el nombre. Parece que la causalidad continua. El medico sin nombre es ahora mi medico, no podían darme mayor alegría.

Mi gente ADEFHIC es el tipo de medico/ser humano que necesitamos de nuestro lado. No daré sus datos públicamente a menos que el diera su consentimiento como es lógico.

Bueno, volviendo a la narración....

Mi compañera estaba mal, le calme el dolor, simplemente. Ella le explicaba a las enfermeras, al medico que le calme el dolor.

Aceptar que tengo capacidad sanadora, por mi positivismo quizás?
La neurocirujana en presencia de Merce Fortuny me califico como "antidepresiva" . La situación en la que estaba a cualquier otro le hubieran inducido al suicidio. Mas surrealismo imposible, yo me limitaba a pedirle a eutanasia activa. Que aceptara que era posible que hubiera captado una emisora de radio a través de la válvula me tranquilizo, poder hablar de ello cuando menos. A veces una no sabe si esta loca.
Me dijo que no conocía a ningún enfermo que lo llevara con tanta positividad y buen rollo, busco hueco para que volviéramos a vernos rápido. Deje a Merce de asistente, la ambulancia me arrastraba.... jajajaja

Evaluandolo holisticamente, sin confundir causa / efecto que a veces ocurre.

A nivel medico soy un caso excepcional, actúan según van aprendiendo sobre el terreno. Emocionalmente de una u otra manera estas circunstancias afectan a todo nivel, holisticamente, sin poder identificar realmente la causa y el efecto.

Volveré a ser cobaya, pero esta vez a nivel emocional, es realmente increíble sentir el poder.

Soy sensible a radiaciones electromagnéticas? probablemente, al igual que muchos. La naturaleza, hasta el momento, ha demostrado ser sabia, escuchemosla...

Desde este viernes, hasta el 17 de enero voy a pasar por varias pruebas, especialistas, sobre todo conversaciones para un nuevo planteamiento.

Porque la verdad es que realmente me siento en paz, no sabría explicarlo, ¿rara?....

Os quiero, perdonad este batiburrillo, es lo que tienen los hospitales, una rutina en la que todo es distinto, pequeños mundos que se entrecruzan.