viernes, 13 de febrero de 2015

ABURRIDA

El ego... Ultimamente tengo un grave problema para separarlo del ser que he ido creando en el.

Es totalmente cierto que me quiero muchisimo, cada día mas, en ningún caso sea porque crea que he llegado a algún tipo de perfección, en absoluto, además, jamas hemos amado nada perfecto ¿verdad?.

Alguien a quien quiero mucho me califico de dulce, se lo mencione ¿dulce yo? para nada. Si bien tengo una gran educación que me hace saber estar en los momentos adecuados, con la debida corrección, que una cosa es ser autentica, otra maleducada. Hecha la palabra, creada la mentira, hagamos uso de la hipócrita en las dosis adecuadas para la convivencia.

En una charla en donde se muestren las caras, admito que puedo llegar a ser cruel, no con la intención de herir, mas bien de mostrar.

Si digo que hace unos días vino a mi casa una de estas personas que yo utilizo la palabra miserable para definirlas, quien me conoce entenderá. 

Ello no significa que sienta algún tipo de odio, rencor, rechazo o necesidad de cambiar a esta persona para convertirla en alguien como yo, en absoluto, su dios nos libre. 
Seria maravilloso que entendiera la vida como otras personas privilegiadas simplemente, desde una postura menos soberbia. No, no es el tipo de persona que me gustaría ser, admitió que prefería el engaño a verdades que rompieran su mundo idílico, admitía que compraba el respeto, que mi idealismo solo me había llevado a verme así, pasando hambre...

Conozco muy bien a que se refiere, no me gusta esta postura en la vida,una jaula de oro, una mentira social, prefiero mi postura de idealista, me siento triunfadora, no necesito pedir que me mientan, puedo enfrentarme a la verdad.

La llame miserable, le recomendé que leyera a Víctor Hugo e identificara a los auténticos miserables. 

Y no, no es el dinero.

Me encanta que la gente tenga dinero, vaya que si !!! yo casi que lo justito, tampoco quiero estropearme que ya lo hice una vez, jajaja.

A pesar de todo, sorprendiéndome a mi misma, contra todo pronostico, quiero a esta persona, soy rara de cojones.
Deseo de corazón que su dios este allí cuando realmente lo necesite. 

Pero no consigo comprenderlo, me gustaría tanto hacerlo. ¿Como puede el hecho de aparentar ser mas importante que la verdad? No estoy hablando de que yo opine, sino de una verdad contundente, que la admitas pero insistas en negarla, porque no la quieres en tu modo de vida, la ocultaras aunque tengas que pagar por ello??
Hay cosas que no tienen precio a veces.

Supongo que de esto se trata, no todos somos iguales, sus razones tendrán, pero deseo de corazón que estas razones se acaben.

A ver si vamos despertando por favor !!!

Aquí ya no hablamos de ricos y pobres, izquierdas y derechas, buenos y malos... creo que estamos en un punto en que estamos por decir ¿Somos humanos? ¿Hasta que punto nuestros valores tienen precio?

Lo peor es que en el fondo aparentar es estar pendiente del otro mientras nos desocupamos de nosotros mismos.

Si cambiamos la ropa de marca por mercadillo no hay tanta diferencia. Porque nos importa mas que el otro nos mire, aplauda, siga y/o seguir que andar ¿no os habéis fijado? 

Me quiero muchisimo con todo lo que aun queda por mejorar en mi, gracias a todas los que me han hecho así en cada interactuación, desde el mejor, mi Padre sin duda al mas miserable probablemente yo misma.

Estoy como una cabra, tengo que estar sentada por prescripcion medica, no me gusta la tele y pasan estas cosas jajaja

OS QUIERO 

2 comentarios:

  1. «Eso que usted es, su verdadero sí mismo, usted lo ama, y haga usted lo que haga, usted lo hace por su propia felicidad. Encontrarlo, conocerlo, quererlo es su impulso básico. Desde un tiempo inmemorial usted se ha amado a usted mismo, pero nunca sabiamente. Use su cuerpo y su mente sabiamente en el servicio del sí mismo, eso es todo. Sea fiel a su propio sí mismo, ame a su sí mismo absolutamente. No pretenda que usted ama a los demás como a usted mismo. A menos de que usted se haya dado cuenta de que son uno con usted mismo, usted no puede amarlos. No pretenda ser lo que usted no es, no rechace ser lo que usted es. Su amor de los demás es el resultado del conocimiento de sí mismo, no su causa. Sin la realización de sí mismo, ninguna virtud es genuina. Cuando usted sepa más allá de toda duda que la misma vida corre por todo lo que es y que usted es esa vida, usted amará todo natural y espontánea-mente. Cuando usted se da cuenta de la profundidad y plenitud de su amor de usted mismo, usted sabe que todos los seres vivos y el universo entero están incluidos en su afección. Pero cuando usted mira a algo como separado de usted, usted no puede amarlo pues usted tiene miedo de ello. La alienación causa miedo y el miedo depende de la alienación. Es un círculo vicioso. Solo la realización de sí mismo puede romperlo. Vaya a por ella resueltamente».
    - Sri Nisargadatta Maharaj


    ResponderEliminar